Para ayudar a la persona a que pueda entrar en su cuerpo necesita que le enseñemos cómo hacerlo, pues la vía natural se ha quedado bloqueada y además no encuentra la llave de acceso.

Esto requiere que pongan una doble atención:

  • percibir sus señales corporales o sea sus sensaciones
  • focalizar la atención en su respiración.

De esta manera facilita de no entrar en un movimiento mecánico y/o compulsivo, dirigido desde el esfuerzo voluntarioso. Por esta razón comienzo a trabajar, tanto si es un problema de trauma de desarrollo como situacional desde la conciencia sensorial, poniendo la atención en su respiración, así como en las sensaciones que percibe en su cuerpo, tanto cuando está en una posición de quietud o en movimiento.

El primer paso en el trabajo con el trauma es ofrecer un espacio seguro, que facilite una buena relación de confianza y a partir de ahí le guiaremos enfocando la atención en el cuerpo, en su conciencia sensorial, sugiriéndole que respire lo mas natural posible sin forzar y sin intención de buscar otro tipo de estrategia corporal que pueda movilizar sus emociones.

En lugar de movilizar su cuerpo para activar las emociones le ayudamos a focalizar su atención en sus sensaciones a través de activar unos temblores o movimientos espontáneos que le permitan liberar las tensiones físicas y así facilitarle que pueda relajarse.

Traumas de choque o situacionales

En los traumas de choque o situacionales voy a poner la atención más en el aspecto neuro-fisiológico, conciencia sensorio-motriz y la distensión, liberación y regulación de las tensiones somáticas.

Para distender y liberar las tensiones profundas propongo un trabajo corporal que incida en el tejido conectivo o sea sobre las fascias. Con el fin de preparar al organismo para activar unas vibraciones, temblores, que permitan la liberación y regulación del estrés orgánico producto del trauma.

 

 

Trauma de desarrollo

En el trauma de desarrollo trabajo de manera similar al trauma situacional pero poniendo más atención en:

  • la construcción de una buena relación interactiva entre el paciente y el psicoterapeuta.
  •  la expresión y regulación somato-emocional.

Le acompaño con una presencia viva, un ritmo lento y estando atento a lo que transmiten sus ojos, para percibir lo que me está queriendo decir con su mirada y cómo me afecta, o sea que siento y como le toca y reacciona. Es esta conexión emocional, que posibilita el fenómeno de “yo siento que tú sientes lo que yo siento”, la herramienta más eficaz que tenemos para acceder a nuevas maneras de reaccionar emocionalmente.

Por ejemplo viene un paciente a la consulta y se muestra muy agitado pero cuando le escuchamos hablar lo que nos llega es una verborrea completamente desconectada de lo que vemos en su cuerpo. Una vez le hemos dado ese espacio,después con delicadeza, le podemos preguntar sí lo que le ocurrió fue un accidente o una vivencia emocional amenazante.

Es adecuado que el  ritmo de trabajo sea lento y respetuoso para que el sistema nervioso del organismo pueda irse  sintiendo progresivamente más tranquilo y evitar que se active el sistema nervioso autónomo mediante la huida y/o la disociación. A continuación le podemos ayudar a ponerse de pie y explorar como se percibe físicamente.

 

 

En la mayoría de las problemáticas de trauma de desarrollo se enfrentan con una paradoja dramática por ejemplo cómo maneja un organismo una relación en la que las figuras que le han dado la vida, alimentado y apoyado son las mismas figuras que le han violado y/ o abusado de el/ella.

En la medida en que el paciente es más consciente de cómo actúa el estrés traumático original sobre su sistema nervioso va a poder utilizar sus recursos reflexivos cómo aliados reguladores para la liberación y canalización de la carga energética (neurofisiológica y/o emocional), por medio de la conciencia corporal, utilizando el movimiento  y la respiración para conducirle hacia la regulación (orientación, focalización y centramiento) del organismo, pudiéndolo acompañar con los recursos del movimiento espontáneo, el juego,  la expresión artística, la palabra…

La eficacia y especificidad del tratamiento del Trauma de desarrollo desde el enfoque psicoterapéutico del Análisis Bionergético es que tiene un efecto duradero debido a que el cambio sobre el paciente/cliente no solo ha sido en su comportamiento y cognición/conciencia, sino también en su cuerpo.

 


FOTO Kyle Glenn on Unsplash