El cilindro es una buena herramienta de trabajo y un buen aliado en la terapia, pues ayuda a aflojar la musculatura y por lo tanto a respirar más profundo y a sentir más el cuerpo.